En Tailandia la estudiante Panusaya Sithijirawattanakul el pasado agosto se alzó ante el alumnado de diferentes universidades con un manifiesto de 10 puntos para reformar el sistema monárquico del país. Actualmente en Tailandia se educa para venerar y respetar la monarquía y a temer las consecuencias de hablar sobre ella siendo uno de los pocos países del mundo con una ley de lesa majestad. Cualquiera que critique al rey, a la reina, al heredero aparente o al regente podría ser encarcelado por hasta 15 años. Un Rey que por otra parte ya ha sido reiteradas veces criticado por su trato discriminatorio hacia las mujeres. 

A pesar de este contexto los últimos meses, las protestas a favor de la democracia se han extendido por todo el país, y estudiantes como Panusaya están en el centro de ello. En el manifiesto pidió una monarquía responsable ante las instituciones electas, una propuesta para recortar el presupuesto real y que la monarquía se abstuviera de interferir en la política, declaraciones impactantes para la mayoría de las personas tailandesas.

Según la BBC, el discurso de Panusaya causó un alboroto: una combinación de aplausos de personas académicas liberales y la condena de los medios de comunicación. En los siguientes días ha recibido numerosos ataques en las redes sociales pero ella afirma haber tenido siempre el apoyo de su padre, incluso cuando decidió realizar un intercambio en Estados Unidos, lo que según ella la cambió para siempre, también en su visión y reivindicación de la democracia.

Secciones: subportada