Foto Frutas y verduras Azahara. Facebook

Azahara vino a España desde Marruecos cuando tenía 26 años. Desde entonces empezó a limpiar casas y cuidar a menores. Tres años después, Azara Arif, como se explica en el  reportaje de El País, conoció a su marido Mouhy Eddine Azzi, quien trabajaba de peón en una huerta y ayudando en algunos comercios.  

Esta familia marroquí empezó a crear algunos negocios como una cafetería, luego una carnicería. Hasta que en 2001 abrieron una frutería  que les ha proporcionado una prosperidad. Todos los negocios se han llamado como la propietaria, Azahara. Un nombre del que está enamorado Mouhy. Frutas Azahara ahora tiene 41 tiendas, sobre todo en la zona de Madrid. Facturan unos 28 millones de euros al año y tienen 250 personas empleadas. Una empresa que ha nacido desde cero.

Ahora la hija de ambos, Lamia, de 24 años, es la directora financiera de la empresa. Sus dos masters, los cuatro idiomas que sabe y su ambición le permiten seguir con el negocio familiar. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación