El Washington N.F.L. se ha visto en crisis ante las más de veinte acusaciones por acoso sexual que ha recibido por parte de trabajadoras. El propietario del equipo, Daniel Snyder, lo achaca a temas culturales mientras las mujeres describen un sistema en el que los gerentes no querían o no podían responsabilizar a los ejecutivos de la oficina principal por comportamientos abusivos, forjando así la ley del silencio en el equipo.

Las trabajadoras denuncian grabaciones con contenido sexual, fotos, coacciones, etc. mientras Synder niega las acusaciones y que conociera el contenido de las imágenes. Para defenderse contrató al bufete de abogados Wilkinson Walsh para investigar las afirmaciones planteadas por las mujeres y desautorizó ese comportamiento indicando que “no tiene lugar en nuestra franquicia o sociedad”.

La valentía de las mujeres, junto a las personas que les han dado su apoyo y los medios como New York Times que han publicado sus relatos, están logrando romper el silencio contra el presunto acoso al que durante décadas las mujeres del equipo se han visto obligadas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación