Durante la madrugada del domingo un padre acuchilló a sus dos hijos menores en el apartamento de verano que tenían en Cabanes. Su hijo de 12 años ha fallecido y su hija de 10 años está hospitalizada gravemente. La madre que presenció el terrible incidente está con un ataque de ansiedad. El agresor una vez realizado la terrible agresión física se suicidió.

Según lo que se ha publicado, no existía antecedentes de violencia machista, el que no estuviera denunciado no implica que no existiera.  El crimen cometido contra su hijo menor, y el fallido hacia su hija menor, cumple con el modus operandi de los maltratadores, las hijas e hijos de agresores machistas, son también víctimas de la violencia de género.  Ahora mismo la investigación policial está recopilando los detalles para determinar el móvil del padre para cometer esta atrocidad, pero los resultados, son los que son, un menor de 12 años asesinado, y una niña de 10 ingresada gravemente. Cada vez más, es más urgente la necesidad de protección hacia las niñas y niños con progenitores violentos, puesto su vida está en riesgo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación