Ayer ingresaron en la prisión de Oñati al agresor que atacó a su ex pareja y a la hija de ella saltándose la orden de alejamiento que tenía vigente.

La rapidez de actuación de la policía vasca ante tal agresión, y del sistema judicial en decretar el ingreso directo del agresor en prisión, sin duda favorece a la efectividad de la protección ante las víctimas de violencia machista. En demasiadas ocasiones el hecho de no actuar tan rápido en ingresar a los agresores en prisión, pone en peligro a las mujeres, y en el caso que tengas hijas e hijos también, a vivir con una tensión continua por si aparece de nuevo el agresor.

Así pues, sería necesario actuar con la rapidez con la que han actuado en este caso, que la excepción fuera lo contrario.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación