@CAN_Femicide

El reconocimiento por parte de Canadá de la desaparición y asesinato de aproximadamente 4.000 mujeres indígenas como genocidio ha abierto una puerta a una posible investigación policial de estos sucesos, tal y como informa Thomson Reuters Foundation News. De acuerdo con el informe publicado el pasado 3 de junio de 2019, las mujeres indígenas tienen 12 veces más de probabilidades de desaparecer o morir violentamente que las mujeres no nativas. 

Debido a la obligada pausa provocada por la pandemia, el gobierno canadiense ha paralizado cualquier avance al respecto, siendo esperado por la comunidad indígena el primer plan de acción en motivo del primer aniversario. Sin embargo, esta decisión no ha sido bien recibida por la comunidad indígena, ya que lo considera un pretexto al no haberse producido mayores avances en los meses anteriores al brote covid. 

Algunas de las más de 200 acciones que se reivindican y se proponen desde entidades nacionales como la Asociación de Mujeres Nativas de Canadá (NWAC) son la implementación de un plan de acción nacional y un tribunal de derechos humanos o reformas indígenas de bienestar infantil, así como la protección de los idiomas indígenas.

El informe publicado el pasado año señalaba como causas del genocidio al racismo, al colonialismo y al sexismo. Pero también pone de relieve la apatía de la sociedad canadiense, señalándola como responsable de la violencia sufrida por miles de mujeres indígenas. Una vez más, un firme posicionamiento a favor de las víctimas y en contra de los agresores supone la diferencia entre la vida y la muerte, tanto de la víctima como de su entorno. De acuerdo con las palabras de Roxana Wilson, cuya hija de 6 años fue agredida sexualmente y asesinada, “cuando ella murió, todos morimos”.   

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación