¿Cuánta gente no ha recibido durante las últimas semanas audios, vídeos y otros links supuestamente informando sobre qué hacer, qué no hacer, qué comer, cómo cuidarse y tantos otros consejos en tiempos de Covid-19? ¿Cuánta gente ha reenviado esa supuesta información entre sus contactos? Pero, más aun, ¿cuánta gente se ha parado a pensar más allá del “por si acaso lo reenvío”, antes de verificar la fuente y la verdad detrás? Y sobre todo, ¿qué sentido tiene inventarse un bulo y hacer que corra como la pólvora?

En el artículo COVID-19 infodemic: More retweets for science-based information on coronavirus than for false information [Infodemia COVID-19: más retweets para información científica sobre coronavirus que para información falsa], publicado en la revista International Sociology, el equipo investigador se propone analizar qué tipo de información, si verdadera o falsa, se ha compartido en Twitter, tomando como muestra dos días, de los que se han examinado unos 1000 tweets. Las conclusiones sacadas son las siguientes: 1) aunque se tuitee mucha información falsa, esta desinformación se retuitea menos que las evidencias científicas sobre el mismo tema; y 2) los tweets con información veraz y contrastada, basada en evidencias científicas, atraen a más seguidores y seguidoras. 

La importancia de este estudio se podría centrar en las estrategias y políticas que los organismos oficiales y otras instituciones podrían tomar a la hora de informar a la ciudadanía, controlando así la ola de bulos que se va creando.

Gracias a los resultados esperanzadores del estudio, concretamente que la información basada en evidencias científicas se comparte (retuitea) más que la información falsa, se podría afirmar que se ha ganado una batalla a los bulos que van circulando y, aunque la guerra no se ha ganado aún, la ciudadanía tiene una defensa más para protegerse, informarse y formarse científicamente. Y, con toda la confianza, atreverse a decir “eso es un bulo” y parar la cadena. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación