En la Comunidad de Madrid 6 de cada 10 niñas y niños con coronavirus han necesitado ingreso hospitalario. A pesar de que los casos mayoritariamente sean más leves, los estudios científicos demuestran desde antes del 10 de marzo (día en que en España se dijo que la población infantil se contagian menos y son más leves) que niñas y niños también se contagian como ya demostró China el 22 de enero a través de la revista Nature. Otra pregunta importante sin respuesta es si, y en qué medida, las personas sin síntomas pueden infectar a otras.

Un estudio de un grupo de seis infecciones en una familia en Shenzhen identificó a un niño infectado con el virus pero sin síntomas. Si tales casos asintomáticos son comunes y estos individuos pueden transmitir el virus, entonces contener su propagación será mucho más difícil, dicen las personas investigadoras. “La clave para controlar el virus del SARS fue el hecho de que pocos casos eran asintomáticos.” Unos días más tarde, el 5 de Marzo, Nature publicaba China study suggests children are as likely to be infected as adults [Un estudio en China sugiere que la población infantil puede ser infectadas igual que las adultas], donde ya se exponía con datos del primer estudio mencionado que “Los niños y las niñas tienen la misma probabilidad de infectarse con el nuevo coronavirus que las personas adultas”.

El análisis, basado en datos de Shenzhen, China, proporciona una respuesta parcial a una de las preguntas más apremiantes en torno al brote: el papel de los niños. Los datos que desde hace meses evidencian las principales investigaciones internacionales demuestran que algunas afirmaciones en el contexto español se alejan de la ciencia y del rigor preventivo ante la COVID-19.

En el caso de Madrid, el 60% de las infecciones confirmadas en niños y niñas necesitó ingreso hospitalario. De 41 niños y niñas con COVID-19 confirmada, 25 tuvieron que ser ingresadas e ingresados; cuatro de esas 41 personas menores (9,7 %) fueron ingresadas en unidades pediátricas de cuidados intensivos, y otros cuatro (9,7 %) necesitaron soporte respiratorio más allá de gafas nasales con oxígeno. El alta ya ha sido dada a todos los casos. 

Los datos científicos evidencian la necesidad de recurrir a las principales investigaciones para no caer en opiniones y percepciones y basar todas las medidas preventivas en el rigor científico. De ser así, protegeríamos a niñas y niños de contraer y contagiar la pandemia. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación