En tiempos de pandemia estar en línea nos permite mantener la vida social. Tanto jóvenes como mayores utilizan diferentes herramientas de internet para trabajar o para escapar del aburrimiento. 

El centro “Better Internet for Kids” (BIK), que actúa en nombre de la Comisión Europea en temas de seguridad en línea, ha proporcionado algunas claves para mentener a la infancia segura cuando usan internet. BIK tiene el objetivo de compartir recursos, servicios y prácticas entre los proveedores de servicios, los Centros Europeos para un Internet más Seguro (SICs siglas en inglés).

Los puntos claves que remarca BIK para mantener a la infancia segura son:

  • Hablar con los y las menores sobre la pandemia. Los niños y las niñas están confinados igual que el resto de la población y pueden estar confundidos y ansionsos por comprender la situación en la que nos hallamos. Por ello BIK recomienda que las personas adultas creen espacios para conversas abiertas y honestas sobre la COVID-19 y conocer cómo se sienten al respecto. 
  • Hablar con los y las menores y jóvenes sobre el uso de la tecnología. BIK muestra la importancia de tener conversaciones con los y las menores y jóvenes sobre lo que están realizando en línea. Recomienda también el control de uso de la tecnología de forma regular y que las personas adultas se tomen su tiempo para seleccionar las nuevas herramientas y contenido conjuntamente con los y las menores. En esta selección es importante que se recuerde las restricciones de edad en las aplicaciones y plataformas.
  • Aprovechar los beneficios de las redes sociales para ayudarnos a superar los momentos difíciles. Las redes sociales pueden ser una herramienta para mantener el contacto social. Así que es importante buscar oportunidades paras usarlas bien, como compartir mensajes positivos.
  • Aprender en línea. Existen diversos recursos educativos y de entretenimiento que  pueden aumentar el conocimiento de las personas más pequeñas. Es importante averiguar qué puede estar disponible. 
  • Tener en cuenta los contactos y conexiones en línea. Las redes sociales además de conectar con las personas que conocemos, también abren la oportunidad a interaccionar con personas extrañas. Por ello se recomienda establecer conversaciones entre familiares y menores para hablar sobre ello. 
  • Elegir las herramientas en línea con cuidado. Las personas adultas y menores han de recordar que muchos de los sitios en linea tienen restricciones de edad y entender el tipo de contenido al que los y las menores pueden estar expuestos. Recordar cómo funciona la configuración de privacidad y cómo informar de un problema se vuelve esencial cuando se elige una herramienta en línea. 
  • Mantener la información personal privada. Es importante que las personas pensemos qué poner y qué no poner sobre nuestros datos personales.  
  • Pensar antes de compartir. Antes de compartir un contenido es sumamente importante verificar su información y compartir únicamente información confiable sobre la COVID- 19, como puede ser información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual proporciona actualizaciones periódicas y consejos para el público, como son muchos gobiernos nacionales. 
  • Estafas. Algunas personas aprovechan esta situación para estafar a otras. Las personas nunca han de tener miedo de cuestionar lo que está leyendo y recordar que es muy poco probable que los gobiernos y las autoridades sanitarias utilicen llamadas telefónicas, correos electrónicos o mensajes de texto no solicitados para pedirle que comparta información. Así que asegúrese que los y las menores tengan en cuenta estas estafas, tanto en contenido como en los servicios que están utilizando. 
  • Fuentes de apoyo y asesoramiento adicionales. En las crisis pueden emerger lo bueno y lo malo de las personas, pero es importante que nos enfoquemos en lo positivo. 

El equipo de BIK ha establecido que durante la evolución de esta situación irá actualizando la información, consejos y recursos educativos a través de la red Insafe. 

Si quieres, puedes escribir tu aportación