Son muchos los casos que salen a la luz sobre relaciones de violencia y malos tratos en los que las víctimas deciden no denunciar o incluso, en ocasiones, manifestar públicamente deseo hacia el agresor. Casos conocidos como el de Rihanna o recientemente el caso de presunta agresión a la influencer Jessica Goicoechea por parte de su pareja, que rompe su silencio tras la agresión. A pesar de la detención por los Mossos d’Esquadra del novio, acusado de haberle dado una paliza, quedó en libertad con cargos al no querer ella poner una denuncia. 

La denuncia seguirá su curso en los juzgados porque constan las diligencias por la detención del presunto agresor y la policía cuenta con la llamada de la joven requiriendo a la policía y el testimonio de la patrulla que acudió al domicilio y vio las lesiones que presentaba.

A pesar de los hechos, algunos medios continúan publicando informaciones sobre la pareja, tales como tweets y mensajes en las redes sociales que, por sus imágenes y su contenido, denotan una total relación llena de pasión entre ambos, obviando que la transmisión de estos mensajes es gravemente perjudicial para los chicos porque generan referentes amorosos como los aquí mencionados, con las consecuencias que esto tiene para sus vidas actuales y futuras.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación