El pasado miércoles, el diario deportivo francés “L’Équipe” daba voz a ocho mujeres ex deportistas de élite que denuncian públicamente la violencia sexual en el deporte. Una publicación en serie bajo el titular “El fin del silencio” que muestra los casos ocultos durante muchos años, perpetuados durante los años 70, 80 y 90. Los testimonios evidencian la férrea ley del silencio que ha estado imperando y que, con la era del MeToo, ahora se rompe. Las declaraciones visibilizan el abuso, la agresión sexual e incluso la violación que sufrieron por parte de sus entrenadores cuando tan solo eran unas adolescentes. Todas ellas rompen el silencio en  solidaridad con más víctimas para que así se sientan apoyadas a la hora de denunciar.

Según France 24, la publicación sale a la luz después de una amplia investigación sobre los diferentes casos. Uno de ellos es el de Sarah Abitbol, la diez veces campeona francesa de patinaje artístico en parejas entre 1994 y 2003 y medallista mundial de bronce en esa disciplina, quien acusa a su entrenador de agresión sexual y violación entre 1990 y 1992, cuando tenía entre 15 y 17 años. En una entrevista con “L’OBS” afirma que a pesar de haber prescrito todo, no duda en hacerlo público si con ello ayuda a que más víctimas puedan identificar esta problemática y esto les permita reaccionar. 

Jérôme Cazadieu, director de la investigación, subraya que todas las víctimas describen la misma situación al ver que quien se supone les va apoyar en su carrera deportiva les coacciona a tener relaciones sexuales. Y, como, todo lo que sigue no es nada facilitador, pues emociones como el miedo, la vergüenza y el bloqueo les dificulta actuar. Algo que, en muchas ocasiones, les lleva al asilamiento y al abandono, lo cual es fácil que les dirija a la exclusión y a sentir culpa cuando en realidad lo que son es víctimas. Cazadieu incide en dar a conocer estos peligrosos mecanismos de la manipulación y la perversión, los cuales quedan amparados bajo la confianza que se ganan de sus familias, clave si se quiere contribuir a tomar medidas ante este problema. 

Roxana Maracineanu, la Ministra de Deportes francesas y antigua campeona de natación, ha aplaudido la investigación y ha anunciado un plan de prevención sobre la violencia sexual en todas las federaciones deportivas, apostillando que “hasta en la menor  asociación de Francia hace falta este tipo de vigilancia”.

 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación