Desde hace años informes internos por parte de trabajadores sociales y agentes policiales informan de la desprotección de niñas que residen en centros residenciales de menores y que acaban presuntamente siendo prostituidas fuera de los centros. Actualmente se están estudiando 15 casos de niñas y un niño que supuestamente se escaparon de los centros y acabaron siendo prostituidas. Trabajadores de los centros y agentes policiales alertan de la inacción por parte de los responsables del Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) a la hora de tomar medidas para frenar estos casos que afectan a docenas de niñas. En su mayoría se trata de niñas que han sido apartadas de sus familias por haber sufrido abusos sexuales o desatención.

El caso no ha salido a la luz hasta que se ha producido una violación grupal a una niña de 15 años, presuntamente a consecuencia de esta negligencia. Por su parte, los responsables del IMAS siguen minimizando las críticas y eludiendo sus responsabilidades.

El caso, más allá de los detalles concretos y las situaciones actuales de las víctimas, apunta una vez más a la enorme desprotección en que se encuentran muchos niños y niñas residentes en los centros de menores, con el riesgo de sufrir abusos en su contexto residencial. Esta situación evidencia una grave incoherencia por parte de las instituciones, que retiran la custodia de los chicos y chicas de sus familias para llevarlos, en casos como estos, a situaciones de riesgo. La protección de los niños y niñas es una clave fundamental en el feminismo, más aún cuando estos niños y niñas se encuentran en situaciones tan vulnerables.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación