Abril de 2019, Satya Rhodes-Conway’s fue elegida alcaldesa en Madison (Wisconsin), sin embargo, durante la campaña electoral no se destacó la crítica a su programa electoral, sino que quedaron latentes las duras críticas por el simple hecho de no usar maquillaje. Este no es un caso puntual de acoso y así lo anuncian los datos e investigaciones recientes. 

Según un estudio publicado este año el 79% de los alcaldes en los Estados Unidos informan haber sido víctimas de acoso online. Además, el 13% también informó de casos de violencia física. Ahora bien, Thomas, Herrick, Franlin, Godwin, Gnabasil y Schroedel (2019) muestran, a través de las entrevistas realizadas con alcaldes actuales y anteriores, el duro clima político actual, en el cual el género es un factor determinante. El estudio en cuestión realizó un análisis estadístico y concluyó en que las alcaldesas tenían más del doble de probabilidades que sus compañeros masculinos de experimentar abuso psicológico y casi tres veces más probabilidades de sufrir violencia física. Además, el informe concreta que el 16,7 por ciento de las mujeres y poco menos del 12 por ciento de los hombres tuvieron que hacer frente a amenazas de muerte o violación, entre otros, y el 18,2 por ciento de las mujeres experimentaron violencia contra sus bienes en comparación con el 8,8 por ciento de los hombres.

Tanto hombres como mujeres sufren acoso y violencia al estar liderando las instituciones. Ahora bien, las mujeres por un lado están infrarepresentadas, en el caso español poco más del 20% son alcaldesas, y por otro lado, tienen más probabilidades de sufrir acoso o violencia por el cargo ocupado. En definitiva, tanto las evidencias mostradas por el estudio expuesto como por los relatos de las alcaldesas nos muestran la necesidad de generar unas instituciones más inclusivas y seguras para todas las personas. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación