syrianfamilies.org

En 2018 Naciones Unidas publicaba en el Informe de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la situación de la República Árabe Siria que entre los años 2013 y 2018 la denegación de los derechos a la libertad de circulación, la alimentación, el agua, la educación, la atención sanitaria y el derecho a la vida han formado parte de la violencia ejercida por parte de los sectores beligerantes de la guerra hacia la población civil.

Según se afirma en el documento, se han producido detenciones arbitrarias, torturas y reclusión en condiciones inhumanas. Todas las partes en el conflicto denegaron sistemáticamente a los detenidos o detenidas las debidas garantías procesales y su derecho a un juicio imparcial, declarando muchos de ellos haber sido golpeados y sufrido violencia durante su interrogatorio.

En este sentido y según recoge europa press, la ONU también afirma que en los últimos años más de 100.000 personas sirias han sido detenidas arbitrariamente y desaparecido por la fuerza y admite que es imposible tener una cifra exacta pudiendo hasta triplicarse este número ya que muchas familias no han registrado sus seres queridos con grupos de documentación sobre los derechos humanos.

Otra evidencia es que aunque la mayoría de las personas son detenidas por el régimen sirio, los grupos armados de oposición y los grupos extremistas como Isis también son culpables de detenciones y desapariciones así como que la mayoría de las y los detenidos son personas no violentas que lo único que han hecho ha sido protestar pacíficamente, oponerse públicamente al régimen o son víctimas de rumores sin fundamento e incluso hay personas que han sido detenidas por ninguna razón en absoluto y esto incluye la separación violenta de miles de niños y niñas de sus madres.

La situación de abuso, el hambre, la tortura o las condiciones de vida extremadamente difíciles a las que están sometidas las víctimas ya ha sido calificada por organizaciones de ayuda humanitaria y protección de los derechos internacionales como Amnistía de “exterminio”.

Familias por la libertad es un movimiento pacífico impulsado por mujeres sirias que buscan la movilización de la opinión pública con el fin de visibilizar que cientos de miles de sirios están siendo detenidos injustamente o desaparecidos, la mayoría de ellos o ellas a manos del régimen sirio y presionar, desde la unión de todos los sectores de la comunidad internacional para que sean liberados y liberadas.

Esta es una iniciativa que se posiciona en contra de la detención arbitraria y las desapariciones forzadas por parte tanto del régimen sirio como de todas las partes inmiscuidas en el conflicto y su objetivo es movilizar a la población con el fin de que se unan la mayor cantidad de voces posible para exigir la liberación de todas estas personas. Su intención es expandirse e incluir a todas aquellas familias, independientemente de su religión, creencia política o etnia, afectadas por la detención o desaparición de algún ser querido.

El movimiento denuncia que sus miembros han sufrido intentos por parte de los enemigos de la libertad, de callarles a través de la intimidación con amenazas llegando a correr ciertamente un enorme peligro. Lejos de ceder a ser silenciadas, han hecho un llamamiento a través del cual demandan, entre otras, las siguientes acciones; 

En primer lugar la liberación de una lista de nombres de detenidos y detenidas junto con sus ubicaciones y estados actuales así como el fin de las torturas y el maltrato de inmediato. También demandan en aquellos casos en que se produzca la muerte de la persona detenida, un certificado de defunción junto con un el informe pertinente sobre las causas de la muerte y el lugar donde ha sido enterrado a la familia.

En segundo lugar exigen al gobierno sirio que permita el acceso en los centros de detención de las ONGs con ayuda humanitaria, principalmente alimentaria y médica y de defensa de los derechos internacionales para garantizar unas mínimas condiciones de vida saludable y el cumplimiento de los derechos humanos.

En tercer lugar la supresión de los “tribunales extraordinarios nacionales” especialmente aquellos que son de guerra y supuestamente contra el terrorismo y que los juicios que se celebren sea bajo la supervisión de Naciones Unidas. Cuarto, la rendición de cuentas a todos los responsables de todas las partes implicadas en el conflicto y, en particular, al gobierno sirio, por las violaciones que han y están cometido de los derechos humanos así como el fin de las detenciones arbitrarias como un paso fundamental hacia la justicia.

Por cada persona detenida o desaparecida hay una familia que sufre su pérdida, multiplicándose, el movimiento iniciado por familias por la libertad inspirado por las muchas mujeres fuertes que lo hicieron antes como las Madres de Plaza de Mayo en Argentina, las mujeres Negro en Bosnia o las familias de los desaparecidos en Argelia y Líbano y con la solidaridad de la comunidad internacional, estará allí exigiendo la libertad de sus seres queridos. 

Puedes unirte a su petición a las Naciones Unidas, aquí; https://syrianfamilies.org/en/

Si quieres, puedes escribir tu aportación