Las personas que no nacimos con un teléfono móvil en la mano solíamos recordar el número fijo de casa, del trabajo de la madre o el padre, el de la abuela, algún vecino y amigo/a. Cuando hacíamos los deberes nos entreteníamos mirando por la ventana o no, y nuestra concentración dependía de muchos factores externos. Ahora tenemos el mundo entero al alcance de una tecla, huella o reconocimiento facial. Entonces, ¿tener un teléfono inteligente afecta nuestro rendimiento cognitivo?

Varios estudios comentan que podría afectar negativamente la capacidad de la memoria de trabajo, la inteligencia fluida y los procesos de atención. En el artículo “Emotion-related impulsivity moderates the cognitive interference effect of smartphone availability on working memory” [La impulsividad relacionada con la emoción modera el efecto de interferencia cognitiva de la disponibilidad de teléfonos inteligentes en la memoria de trabajo] se analizó si las diferencias individuales en los rasgos de impulsividad relacionados con la emoción (urgencia positiva y urgencia negativa) moderan el efecto de la disponibilidad de teléfonos inteligentes en el rendimiento cognitivo.

Para llegar a sus conclusiones el equipo investigador llevó a cabo un estudio con 132 estudiantes de universidad con edades entre 18 y 25 años para analizar la capacidad de la memoria de trabajo visual en tres condiciones diferentes: teléfono inteligente apagado y visible, teléfono inteligente en modo silencioso y visible y una condición en la que el teléfono inteligente no estaba disponible, reemplazado por una calculadora. El objetivo de dicho análisis proporciona nuevos conocimientos sobre los factores psicológicos que explican cómo la disponibilidad de teléfonos inteligentes puede interferir con los procesos cognitivos de alto nivel. Los estudiantes que tenían el móvil visible, pero en silencio presentaron mayor interferencia (completaron las tareas con peores resultados) mientras que los que lo tenían apagado obtuvieron mejores resultados. 

Es evidente que dejar que los dispositivos inteligentes “controlen” nuestra vida no debería ser una opción y que está en nuestras manos hacer el simple gesto de apagarlos con el fin de llevar satisfactoriamente a cabo cualquier tarea.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación