El diario de la ciudad condal “Barcelona Hoy” publicó la semana pasada una noticia en la que la diputada del PP en el País Vasco, Beatriz Fanjul, aparecía en bikini. La noticia, que se refería en principio a cuestiones políticas,  utilizó un tipo de tratamiento informativo machista tanto en el uso de expresiones como la inclusión de una imagen de la diputada fuera de contexto. Posteriormente, el diario pidió disculpas por este tratamiento, pero el daño ya está hecho. Como se recoge en el código internacional, uno de los principios universales es no hacer daño con el trabajo periodístico. Efectivamente, realizar una cobertura machista vulnera este principio. 

Cualquier estudiante de periodismo sabe que las imágenes que acompañan a una noticia deben ser relevantes con el contenido propuesto.  Cualquier profesional que conozca los criterios profesionales y éticos del oficio del periodismo sabe perfectamente que incluir una imagen en bikini de una diputada para informar que es la única diputada de un partido en un parlamento implicaría un suspenso en cualquier práctica entregada.

Dicen que han despedido a la persona que elaboró la noticia, pero la pregunta es ¿y qué se ha hecho con la persona editora que da el visto bueno a la publicación de la noticia? ¿Y qué medidas está adoptando la dirección del diario para que no vuelva pasar? Porque el visto bueno alguien también lo dio, y permitió que saliera esa imagen, no solo fue responsabilidad de quien la elaboró.

Además, si revisamos el punto J de la Declaración de Beijing de 1995, ya se advertía cómo los medios de comunicación debían asumir su responsabilidad en la superación de los estereotipos de género y, por supuesto, en no promover la discriminación y, por ende, en no reforzar los discursos machistas. Hace 25 años que ya se tomó como referencia este principio, ya es hora de aplicar los criterios internacionales en todas las redacciones.

Y por último, también es necesario, desde el movimiento feminista, salir con más fuerza en la denuncia de este tipo de tratamientos informativos que se están realizando a las diputadas, sean del partido político que sean, porque solo así se podrá avanzar en la consecución de la igualdad y en la erradicación de las coberturas machistas;  no están a la altura, ética y profesional, ni para entregar a la sociedad lo que esta exige y espera ni para trabajar en cualquier medio de comunicación que se preste a ser un servicio de información de calidad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación