La ciudadanía siempre ha sido cómplice de los estudios de investigación, sea por haber sido el sujeto de la investigación, sea por haber ayudado a recopilar datos. Lo que significa que ha habido una estrecha relación entre lo científico y lo social. 

Con todo y con eso, la investigación ha encontrado otros medios para poder conocer más a la población, y una manera de hacerlo es analizar las redes sociales y sacar todo el jugo a esa información que todos nosotros y nosotras compartimos. En esa línea, en el estudio To tweet or not to tweet, that is the question: A randomized trial of Twitter effects in medical education [Tuitear o no tuitear, esa es la pregunta: un ensayo aleatorio de los efectos de Twitter en la educación médica] los y las investigadoras realizaron un ensayo aleatorio utilizando artículos de medicina académica publicados en 2015. Para su análisis, se asignó aleatoriamente un artículo por día a un caso de Twitter o grupo de control. Diariamente, se generaba un tweet individual para cada artículo en el grupo de Twitter, que incluía el título, #MedEd y un enlace al artículo.
En total, se analizaron 189 artículos (94 casos, 95 controles).

Los resultados revelaron que después de 30 días un tweet puede tener un pequeño efecto positivo en la cantidad de visitas a páginas HTML que recibe un artículo, aumentando esas visitas en un 63%. Este aumento aún puede ser significativo, especialmente si se considera la muestra analizada. También se puede llegar a la conclusión de que el uso de Twitter es un medio para mejorar la difusión, pero se deben contemplar mejores formas de combinar enfoques simples con otras estrategias de redes sociales más sólidas. 

Para futuras investigaciones los científicos deberían trabajar para comprender mejor si Twitter y otras estrategias de medicina social pueden usarse para mejorar la difusión del artículo. De esta manera se podría observar a cuánta gente han llegado los resultados de los diferentes estudios, si esas personas han compartido los efectos positivos o negativos que este conocimiento y qué les ha aportado; en definitiva, el impacto social de la investigación.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación