En un momento histórico clave donde se habla mucho de agresiones, abusos sexuales y violaciones, así como de actitudes tanto sociales como legales al respecto, este artículo abre el debate sobre la educación que los y las jóvenes deberían recibir desde la escuela, así como su percepción sobre el contexto en el que viven y la seguridad o inseguridad del mismo. 

En este sentido, Padmini Iyer, de la Universidad de Oxford, se plantea la percepción que tienen las personas jóvenes sobre la violencia sexual en Nueva Delhi, India. El artículo: ‘Due to all this fear, we’re getting less freedom’: young people’s understandings of gender and sexual violence in New Delhi, India [“Debido a todo este miedo, tenemos menos libertad”: la comprensión de los y las jóvenes sobre el género y la violencia sexual en Nueva Delhi, India] plantea la comprensión de jóvenes de entre 15 y 17 años, a través de una investigación basada en múltiples métodos de investigación y realizada en tres escuelas secundarias mixtas. 

El trabajo de campo se llevó a cabo entre agosto y diciembre de 2013, poco después de la violación grupal que ocurrió en 2012 y que provocó debates en todo el mundo sobre la violencia contra las mujeres y lo generalizada y naturalizada que está. En esta línea, la violencia sexual, los roles de género y la sexualidad se convirtieron en temas de debate también entre el estudiantado. Así, 180 estudiantes respondieron los cuestionarios de este estudio, de los cuales 41 participaron en grupos de debate, tanto mixtos como por género, y 30 estudiantes fueron después entrevistados/as individualmente. De la misma manera, 25 profesores y profesoras fueron entrevistadas para el estudio. 

Las conclusiones de las interpretaciones de los y las jóvenes que se sacaron de las narrativas de género destacaron un período de “niñez” y “juventud” vulnerable, ya que las chicas manifestaron sentir miedo e ira en sus entornos, tanto en la escuela como fuera o de camino a la misma. Los resultados con los chicos destacan un modelo de masculinidad “héroe” y otro de “buen chico”, que moldean sus experiencias cotidianas de escolarización. 

Los hallazgos sugieren que las tensiones que surgen de estas narrativas, a menudo contradictorias, condujeron a frustraciones entre las niñas, mientras que el dominio de las conversaciones sobre la violencia sexual en general llevó a confusiones en la comprensión de la sexualidad tanto por parte de las niñas como de los niños. 

Destaca así la necesidad de abrir espacios de diálogo y reflexión dentro de las escuelas e institutos, donde se puedan dar reflexiones sobre las formas en que las escuelas apoyen mejor a los y las jóvenes de modo que adquieran más conocimientos sobre género y sexualidad. Todo ello, no obstante, siempre con documentación, materiales y políticas basadas en evidencias que ya hayan demostrado buenos resultados sobre lo que se vaya a llevar a cabo.

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación