La Filmoteca de Catalunya, con el patrocinio de la Generalitat de Catalunya, anuncia este mes de septiembre una programación basada en la retrospectiva de Roman Polanski “un clásico moderno” en la que se pretende repasar la trayectoria del director de cine después de haber sido premiado en Venecia. 

La presentación del ciclo resume la vida profesional del director con apuntes a su vida personal mencionando, por ejemplo, el asesinato que sufrió su mujer; pero no se hace ninguna mención a la presunta violación del director a una menor de 16 años, ni la presunta violación a Samantha Geimer por la cual el director tuvo un arresto domiciliario en Suiza (2009-2010) después de haberse escapado de los Estados Unidos. Hechos como estos, que la Filmoteca de Catalunya ha decidido borrar de su biografía y exaltar, como también si hizo en Venecia, sus cualidades como cinematógrafo ponen de relieve la necesidad de fomentar protocolos y códigos éticos que vayan en la línea de lo que la sociedad ya hace años está pidiendo, calidad científica, artística, etc., siempre acompañada de la calidad ética y humana.  

La propuesta de la Filmoteca queda años luz de la contundencia y la claridad con la que en países como Estados Unidos hace décadas que se está luchando contra la violencia de género, llegando a expulsar a profesores universitarios que estaban a las puertas de conseguir el Premio Nobel por acusaciones de acoso. Mientras no haya una concordancia entre las demandas sociales y las propuestas de las instituciones el movimiento feminista no parará de avanzar, mientras que las segundas cada vez quedarán más apartadas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación