Europa está incrementando su investigación en temas de acoso sexual en los campus universitarios. Recientemente un nuevo estudio ha sido publicado en la revista Health Education bajo el título: Conciencia y apoyo: opiniones de los estudiantes sobre la prevención de la agresión sexual en los campus del Reino Unido. Las autoras, de Oxford Brookes University, coinciden en afirmar que el acoso sexual existe en los campus universitarios ingleses y que los esfuerzos por prevenirlo no paran de aumentar. No obstante, pocas investigaciones hablan de las actitudes de los y las estudiantes frente a la prevención del acoso y lo que creen que se debe hacer para abordar el problema de manera efectiva. 

Para desarrollar una nueva intervención en esta línea, se ha llevado a cabo una encuesta online, anónima, completada por 515 estudiantes (73% mujeres), con una edad media de 21 años. 79% eran heterosexuales y 83% de raza blanca. Las preguntas cuantitativas giraban sobre experiencias de agresión sexual, actitudes hacia el consentimiento sexual y la culpabilización a las víctimas. Las autoras también recopilaron datos cualitativos sobre las opiniones de las personas participantes al respeto de qué es lo que las universidades deberían hacer para acabar con las agresiones sexuales.

El estudio encuentra evidencias de comportamientos considerados como acoso sexual y normalizados. Las mujeres tenían actitudes más positivas que los hombre sobre el consentimiento sexual explícito y también menos probabilidades de culpar a las víctimas que habían bebido, por ejemplo. La actitud sobre el consentimiento sexual fue predicha por puntos de vista positivos sobre el tema y niveles más bajos de culpa. En los datos cualitativos se identificaron temas relacionados con “conciencia”, “actitudes”, “entorno” y “oposición”.

Los resultados destacan la importancia de comprometerse y colaborar con los y las estudiantes para desarrollar medidas de prevención efectivas. Los nuevos programas de prevención del acoso en las universidades deben tratar el tema como algo relevante para todo el estudiantado y no solo considerando los hombres como potenciales acosadores y las mujeres como víctimas. Dichas estrategias deben hacer más que tratar esto como un problema aislado, por lo que la solución pasa por ofrecer formación y diálogo en relación al consentimiento.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación