El pasado martes un treintena de víctimas valientes tuvieron la oportunidad de expresar por primera vez ante un juez sus testimonios sobre los abusos sexuales que sufrieron, muchas de ellas siendo menores, presuntamente por Jeffrey Epstein, a quien tacharon de cobarde por su suicidio el pasado 10 de agosto. Fue en la Corte Federal de Manhattan (Nueva York) donde se demandó el derecho, a pesar de la muerte del acusado, a que la justicia siga su curso y se resuelva cómo y con quién Epstein creó su red de tráfico de menores de la que se le acusa, así como que se actúe con la responsabilidad de dar a las víctimas lo que se merecen, verdad y justicia.

Según los medios han ido informando, Jeffrey Epstein permanecía detenido desde el 6 de julio en la cárcel de Nueva York al ser acusado de trata de menores con fines  sexuales entre 2002 y 2005 en sus mansiones de Nueva York y Florida, un caso que en 2008 ya le llevó frente a la justicia en Florida, pero que entonces solo le supuso 13 meses de prisión. Ahora el fiscal alega que Epstein colaboró con otras personas, como ya se va dando a conocer, para levantar y mantener funcionando la red y que, por lo tanto, tiene que ser investigado. Al igual que Gloria Allred, abogada de varias de las víctimas, que asegura que “La muerte o el suicidio de Epstein no es el final del caso, no es el final de la búsqueda de justicia, ni pone fin a los sentimientos de las víctimas”.

No es casualidad que detrás de casos como este nos encontremos a personas como Gloria Allred, una abogada feminista valorada como una de las mejores en EE.UU. y conocida por su comprometida trayectoria, tanto profesional como personal, en defensa de los derechos de las mujeres y los derechos de las minorías, mostrando una especial dedicación a las víctimas de agresión sexual, violación, abuso sexual infantil y casos de mujeres maltratadas. Su gran defensa por los derechos civiles le ha llevado a defender y luchar por que las víctimas puedan tener lo que se merecen, la verdad, que es lo que da justicia y repara el daño ocasionado. 

Allred es un claro ejemplo de persona valiente cuya vida está llena de historias que así lo demuestran. En la última década ha llevado a víctimas de casos muy conocidos por tratarse de famosos con gran poder, como son el director de cine Roman Polanski, el actor Bill Cosby o el actual presidente de los EE.UU. Donald Trump. En su web encontramos frases como esta: “Comienzo todos los días con el conocimiento de que ayudar a las personas y luchar por la justicia es mi deber, y que nada que valga la pena viene sin sacrificio, autodisciplina y coraje”. Palabras inspiradoras que dan un verdadero sentido a la palabra humanidad. 

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación