Una encuesta de The Guardian, promovida a través de redes sociales, señala que el 41% de las personas encuestadas identifican el acoso como el problema principal de las mujeres que trabajan en entornos de ayuda humanitaria. 

Los mayores riesgos a los que se enfrentan estas mujeres provienen de sus propios compañeros de trabajo, una situación que estas trabajadoras se han cansado de soportar y sobre la que tienen ganas de romper el silencio contando sus historias, expone el diario británico.

La encuesta, que ha llegado a muchas mujeres dedicadas al ámbito humanitario (trabajadoras y profesionales locales e internacionales), ha sido respondida por 600 personas en cinco días.

Los resultados de la encuesta son abrumadores y señalan que las mujeres nacionales se enfrentan a mayores desafíos que las mujeres expatriadas; además, muestra que las mujeres con identidades marginadas se enfrentan a discriminaciones aún más graves. 

Por ello es necesario establecer estrategias y protocolos efectivos y que preserven la seguridad íntegra de las personas que se dedican a trabajar por y para las demás personas. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación