Donosticup 2019

Hoy termina el campeonato internacional de fútbol juvenil que da cita cada año a cerca de 10.000 jugadores y jugadoras de fútbol de 27 países diferentes: Donosticup. En esta edición la organización ha invitado a un grupo de 20 jóvenes de entre 13 y 14 años del campo de refugiados de Jenin (a 120km de Jerusalén): el equipo de chicas “Not to Forget”.  El equipo lleva el mismo nombre de la ONG que apoya a las chicas jóvenes en el campo de refugiados promoviendo su participación social. A pesar de las dificultades y de la escasez de medios, el deporte, en concreto el fútbol, es una de las actividades en las que participan las chicas. 

La fundación 5+11 ha proporcionado las equipaciones al equipo femenino. Era lo único que les faltaba, porque las ganas de participar en el prestigioso torneo internacional las traían de sobra.  En esta semana han disputado los partidos de la primera fase en un entorno de apoyo máximo y de deportividad. 

Jóvenes locales apoyan a la organización acompañando a los diferentes equipos en su estancia en la ciudad. Quienes han tenido la oportunidad de acompañar a las chicas del “Not to Forget”  dan algunos ejemplos de la alegría que desprenden: «Se ponen a bailar en mitad de la calle. El otro día fueron a la playa y sus caras eran luz», dicen quienes las acompañan.

No es de extrañar que estos días les hayan invitado a soñar: vivir en San Sebastián es uno de ellos, según recogen los medios. Sueños que les  ayudan a superar los miedos: la presidenta de la ONG “Not to Forget” comenta que en el campo de refugiados donde viven en condiciones precarias el miedo es constante, hasta el punto de saber que “cuando una chica va al colegio puede que no vuelva». 

Este valiente equipo femenino regresa a Jenin cargado de nuevas experiencias, habiendo compartido emoción, compromiso, deportividad y ganas de transformación. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación