Baiq Nuril Maknun // Twitter

Esta mujer indonesia ha sido acusada de difundir contenido obsceno, por lo que ingresará en prisión la próxima semana. El contenido al que se refiere la sentencia no es otro que  las grabaciones que hizo de las llamadas telefónicas en las que su jefe, el director del colegio en el que ella trabajaba, la acosaba con comentarios abusivos y sexualmente explícitos. Según muestran los documentos de la corte, Maknun ya llevaba denunciando que sufría este tipo de llamadas desde 2012, por lo que finalmente se decidió a grabarlas y se las mostró a un compañero. El director perpetrador del acoso, tal y como informa The New York Times, lejos de haber sido penalizado por el acoso, ha sido condecorado y ascendido en varias ocasiones. 

Con el #metoo, cada vez más mujeres se atreven a denunciar la violencia sexual, aún cuando las personas que ejercen la violencia ostentan una posición de poder superior a ellas, como es el caso del colegio en el que trabajaba Baiq. Por ello, es fundamental apoyar a aquellas que tienen menos recursos y amparos políticos para hacerlo. El caso ha provocado la indignación y el posicionamiento contra la violencia sexual en Indonesia y grupos de derechos humanos advirtieron que el veredicto envía un mensaje preocupante a las víctimas de acoso sexual. Esto ha provocado que varios cargos públicos se hayan pronunciado  sobre el asunto. 

Así, varios medios informan de que Maknun  solicitará la amnistía al presidente tan pronto como sea posible y que espera que se la conceda. Este por su parte,  ha indicado que la perdonaría, pero también ha expresado que ha de respetarse la decisión de la Corte Suprema, según informa BBC News. Por otro lado, el mismo medio informaba, de que la ministra de Derecho y Derechos Humanos, Yasonna Laoly, dijo que las mujeres no hablarían si Maknun no era liberada. 

Siguiendo las palabras de la ministra, la respuesta que se dé a este caso será de gran importancia para el futuro, ya que nos encontramos ante otro caso en el que la propia víctima, al denunciar,  es la persona más castigada. Aun con esto, la propia Baiq Nuril Maknun se mantiene en su decisión y ha expresado, según The New York Times, que está orgullosa de luchar por su “dignidad como mujer”,

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación