Chien-Shiung Wu. Flirck

Chien-Shiung Wu fue una física china experta en materias como la radioactividad. Nacida un 31 de mayo de 1912 en un pequeño pueblo cerca de Shangai, Liu Ho fue una de las primeras en asistir en la primera escuela para niñas en China fundada por su mismo padre. A los nueve años fue enviada al internado Soochow Girls School y en la secundaria debió elegir el camino que quería seguir: el camino académico o la formación de profesorado. Cabe decir que, aunque más tarde se convertiría en unas de las físicas experimentales más importantes, en un primer momento se decantó por la enseñanza. 

Su pasión por la física surge estando en aquel internado, precisamente. Wu observó que algunas de sus compañeras tenían libros de matemáticas, física y química y los pidió prestados para irlos estudiando ella misma. Y así fue cómo se graduó con diecisiete años, obteniendo las calificaciones más altas de su clase. Más tarde, en 1930, le comunicaron que había sido admitida en la Universidad de Nanjing, caracterizada por ser selecta y minoritaria en aquel entonces. Y, aunque Wu deseaba estudiar física, sentía que no estaba preparada. Por suerte, su padre la alentó y la animó a emprender el camino, destacando así por su creencia en la igualdad entre mujeres y hombres, y adquirió libros de matemáticas, química y física para su hija. Así fue como Wu continuó estudiando antes de ingresar en dicha universidad.

Entre sus acciones más destacadas, Wu se implicó en la política estudiantil, llegando incluso a encabezar una delegación de estudiantes durante la invasión de China en manos de Japón. Durante esta época fue también embajadora de la causa nacionalista de Taiwán. Wu fue recibida por el entonces presidente Chian Kai-Shek, con quien más tarde trabaría una amistad. Después de graduarse con los máximos honores, realizó un doctorado sobre la estructura cristalina por difracción de Rayos X. 

En 1936 fue admitida mediante una beca en la Universidad de Michigan, pero cuando se enteró de que allí las mujeres no podían entrar por la entrada principal del campus prefirió irse a la Universidad de California, en Berkeley. Fue allí donde conoció al que sería su marido, Luke Chia-Liu Yuan, quien también le enseñó la universidad en sus primeros días de estancia. 

Aunque podríamos decir muchísimas cosas sobre esta gran física experimental, a pesar del contexto de su época – relaciones tensas entre China y Japón, la Segunda Guerra Mundial, la discriminación sobre las mujeres y, además, la discriminación que sufrió en algunas ocasiones por ser asiática-, Wu logró llegar lejos. Consiguió seguir desarrollando su pasión por las ciencias y trabajar en el ámbito, así como recibir distintos premios, como el Premio Wolf en Física en 1978, póstumo a su muerte. 

Chien-Shiung Wu se ganó el apodo de “la Marie Curie china” o “la reina de la investigación nuclear”, apodo que duró hasta el fin de sus días el 16 de febrero de 1967, demostrando así ser una mujer más en romper las barreras de género y racistas. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación