Lectura del manifiesto de @CVONGD

La plaza del Ayuntamiento de Valencia celebró el sábado que la capital del Turia es Ciudad de Comercio Justo hace apenas un mes y, coincidiendo con el Día Mundial del Comercio Justo, diversas asociaciones elevaron su voz y reclamaron que Valencia sea una ciudad solidaria y que apueste por el comercio justo y el consumo responsable según informa El Levante.

Más de una docena de asociaciones como Cáritas, la Tenda de Tot el Món, Oxfam Intermón, Petjades, Red en Clau, Greenpeace, Servicio Jesuita al Migrante o Banca Armada, se reunieron en la Plaza del Ayuntamiento para visibilizar que otra forma de consumo es posible.  Entre otras cosas animaron a los consumidores a preguntar de dónde viene el producto que se está comprando, si los derechos laborales de las personas que lo elaboran se respetaron o cúal fue su impacto ambiental.

La Coordinadora Valenciana de ONGD fue la organizadora del evento y en la lectura de su manifiesto recordó que los Derechos Humanos están por encima de los intereses económicos de las empresas. Carmen Rodríguez, su portavoz, apelaba a que cada vez que compramos podemos elegir según informa País Valencià. En esta elección podemos contribuir a la lucha por los derechos humanos y un mundo más justo comprando una camiseta de comercio justo por un precio no elevado.

La fiesta fue acompañada de actividades varias en clave de celebración como espacios de sensibilización, lugares de degustación, charlas de experiencias de mujeres migrantes y música en directo para familias y para cualquiera que quisiera incorporarse a una fiesta en la que muchas personas se unieron para soñar y hacer posible un mundo mejor para todas y todos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación