El actor Toni Albà, ha sido apartado de los programas de humor en clave política Polònia y Minoria Absoluta, de la televisión pública de Catalunya TV3 y de Catalunya Ràdio.

El actor denomina “libertad de expresión” a la publicación de un tweet atacando a la líder política Inés Arrimadas, lo que el Parlament de Catalunya consideró graves insultos machistas y homófobos. Inmediatamente después, ciudadanía y líderes de otras formaciones políticas (tales como Elisenda Alemany o David Fernández) respondieron en las redes solidarizándose con Arrimadas y denunciando el machismo de las palabras de Albà. Así mismo, la dirección del programa televisivo Polònia, donde Albà interpretaba distintos personajes, respondió con contundencia: “La dirección del programa Polònia y de Minoria Absoluta manifiestan que no comparten en absoluto el contenido del tweet del actor Toni Albà dirigido a Inés Arrimadas […] Las cuentas de los actores y otros miembros del equipo del programa son personales y solo sus titulares son responsables de ellos. A pesar de todo, queremos dejar claro que los insultos y las descalificaciones de tipo machista no encajan con nuestra forma de entender el humor”.

Ante la negativa de Albà a disculparse públicamente por sus comentarios e insultos, ha tenido que abandonar el programa televisivo Polònia y el radiofónico Minoria Absoluta y se enfrenta ahora a un juicio.

A raíz de este tweet de Albà, se denunciaron de nuevo insultos machistas que se están prodigando en las redes sociales contra líderes políticas de todos los colores e ideologías. Se exige que lo que no se quiere para unas, no se haga contra otras, lo cual va en contra de la libertad de expresión y a favor de la violencia de género en su forma verbal.

La reacción social ante el machismo en las redes en este caso ha evidenciado la defensa de la libertad de expresión de la ciudadanía y el rechazo ante el machismo que utilizan algunos para atacar ideologías, partidos o personas, desde Inés Arrimadas hasta Anna Gabriel. En DF, quienes somos periodistas tenemos el deber profesional de defender la libertad de expresión frente a aquellos “periodistas” que la manchan denominando así a la revictimización, a la violencia de género de segundo orden y a todo tipo de ataques machistas.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación