Imagen de flormoran. Instagram

La conciencia social ha despertado a lo largo de los últimos años y el feminismo ya no es meramente una idea que solo algunas personas defienden, sino un principio básico que nos arropa a las mujeres y los hombres buenos. Así lo ha demostrado este 8M, Día Internacional de la Mujer donde miles de personas han participado en diferentes países en todo el mundo.

En España tuvo lugar la Huelga Feminista en diferentes ciudades y pueblos. El foco de atención se puso, sobre todo, en la lucha contra los techos de cristal, la brecha salarial y de género, por una justicia digna e igualitaria -aludiendo al caso de La Manada- y en la lucha contra la violencia de género, recordando a las mujeres que han sido asesinadas.

En Alemania, por primera vez, el día se estableció como festivo, mientras en Francia se otorgaba el premio a la activista camerunesa Aissa Doumara por su lucha contra los matrimonios forzosos y otros actos de violencia.

En  Pakistán miles de mujeres realizaron marchas multitudinarias en varias ciudades del país. En este caso, hubo dos marchas diferenciadas: la marcha aurat (marcha de las mujeres) y la marcha aurat azadi (marcha por la liberación de las mujeres). Las mujeres de este país reclaman justicia reproductiva, económica y social, y protestan contra el acoso sexual en los lugares de trabajo, el matrimonio infantil, los “asesinatos por honor”, las desigualdades salariales y la limitada representación política.

En Brasil miles de mujeres salieron a las calles el 8M para representar la lucha feminista; en Chile  la huelga feminista se representó bajo el nombre “Contra la Precarización de la Vida”.

No cabe duda de que el feminismo defiende a mujeres sin diferencia de edad, clase o cultura así como a los hombres que apoyan un mundo igualitario y sin violencia machista.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación