El sistema macOS siempre ha tenido una característica diferencial frente al sistema Windows y es la eliminación de aplicaciones en un solo clic. A pesar de ello, no solamente basta con dar clic y eliminar la aplicación que deseemos, pues a veces, la caché y los archivos de configuración que pueda haber podido generar el mismo programa sigue en el sistema, por mucho que ya hayamos “desinstalado” la aplicación. Como sugerencia, traemos algunos programas oficiales que pueden ayudar a borrar las huellas en el sistema macOS, si es lo que se desea.

Por un lado, AppCleaner es una aplicación sencilla y gratuita de limpieza que te permite ver todos los archivos de las aplicaciones que deseas eliminar por completo.

 

Por otro lado, está CleanMyMac, que es una opción algo más extendida y completa que no solamente te ayuda a limpiar las huellas que puedan dejar las aplicaciones sino que contribuye a un rendimiento óptimo del sistema e, incluso, ahorrar algo de espacio. Eso sí, esta herramienta no es gratuita y cuesta unos 39,95 dólares anuales.

Obviamente, hay que tener en cuenta que esto funciona para algunas aplicaciones, pero no para todas. Hay programas como Microsoft Office o aplicaciones de Adobe que tienen su propio desinstalador. En este caso, es mejor seguir sus instrucciones antes de recurrir a otras opciones de desinstalación externas.

Y, por supuesto, recordar algo tan simple como cierto: desinstalar todas aquellas aplicaciones que no utilicemos para asegurar nuestra eficiencia y la del sistema.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación