A menudo se nos presenta el seguimiento de algoritmos como algo negativo para las usuarias y los usuarios de internet pero, ¿por qué una herramienta como esta no puede usarse para contribuir a la mejora social?

Google le ha encontrado una nueva utilidad a dichos algoritmos: la detección de restaurantes en los que es posible que nos intoxiquemos debido a la comida. Para llevar a cabo este procedimiento se ha realizado un estudio [Machine-learned epidemiology: real-time detection of foodborne illness at scale] publicado en la revista científica Nature, del que el investigador de Google Evgeniy Gabrilovich es coautor y  ha contado con la  colaboración de la Universidad de Harvard.

El procedimiento que se realizó para poder llevar a cabo la investigación es el seguimiento mediante algoritmos de determinadas búsquedas realizadas por las usuarias y los usuarios en el contexto de Chicago y Las Vegas (ambas en Estados Unidos) con conceptos como “diarrea”. De esta forma, una serie de datos guardados en el dispositivo sobre el historial de esas ubicaciones se cruzó con los algoritmos seguidos. El historial permitió detectar posibles restaurantes que había frecuentado recientemente y fue así como Google envió inspectores e inspectoras a estos restaurantes. Se detectó mediante los algoritmos la inseguridad de algunos establecimientos con riesgo de intoxicación, mientras que otros fueron detectados mediante las quejas de los consumidores y consumidoras.

Este experimento nos ha demostrado que el seguimiento mediante algoritmos es, por tanto, algo útil y positivo siempre que se use como beneficio para una causa social.

Si quieres, puedes escribir tu aportación