En un comunicado de prensa se explicaba hace unos meses que en España se dan mil casos nuevos al año de personas que, a causa de accidentes de tráfico, caídas o actos violentos, sufren daños en la médula espinal, lo que provoca que pierdan la movilidad. Las consecuencias llegan a afectar a nivel sanitario (espasmos, osteoporosis, dolor crónico), económico y social a las personas que los padecen, por lo que intentar prevenirlos en la medida de lo posible, o tratarlos, se debe convertir en una prioridad. 

En una reciente publicación de la revista científica Nature, se habla sobre el increíble avance de la medicina, logrado gracias a un tratamiento a base de estimulación eléctrica de la médula y terapia física, que ha hecho posible que tres personas con lesiones en la médula pudieran volver a caminar. La mayoría de los avances en la medicina tienen éxito en el laboratorio, pero en el caso de los tres pacientes, nunca mejor dicho, sus pasos los han llevado a la calle.

Los detalles de cómo ha sido posible y los procesos que se han seguido se definen en el artículo Targeted neurotechnology restores walking in humans with spinal cord injury [La neurotecnología dirigida restaura el caminar en humanos con lesión de la médula espinal]. La implantación de un generador de pulso que envió estímulos a los nervios dañados durante una semana consiguió restablecer el control sobre el nervio y, con ayuda de la rehabilitación, en varios meses se consiguió que los pacientes recuperaran su habilidad de caminar. El equipo también determinó que la estimulación debe ser puntual. Según se ha observado en ratones, el equipo investigador determina que una estimulación continua no sería tan efectiva en humanos debido a que “interfiere con la transmisión al cerebro de la retroalimentación sensorial sobre los propios movimientos de un individuo y la posición del cuerpo.”

Miles de pacientes en el mundo se podrían beneficiar de estos logros, pero mucha más investigación se debe llevar a cabo. Las causas que ocasionan lesiones varían, el daño en el nervio es diferente en cada paciente, pero queda claro que la recuperación neurológica conseguida marca un importantísimo avance en la medicina que, en un futuro, devolverá el caminar a muchas personas que lo necesiten

Si quieres, puedes escribir tu aportación