Recientemente ha arraigado una nueva rama del movimiento #MeToo en Twitter. Se trata del movimiento #MeTooGuru,  que denuncia los casos de agresiones y acoso sexual en el budismo por parte de algunos maestros budistas que han ejercido tal violencia sexual. 

El Dalái Lama, el referente de la religión budista y líder de una escuela budista tibetana, viajó el pasado viernes 14 a Rotterdam, donde recibió a algunas de las víctimas. Una de las víctimas es Ricardo Mendes, que afirma haber sido abusado físicamente en su infancia cuando fue criado por una grupo budista en Bélgica, y Oane Bijlsma, redactaron una carta al Dalái Lama y pudieron entregársela en persona. Además, entre las víctimas se refleja que no solamente se trata de una agresión física, sino también psicológica.

Por ello, el Dalái Lama se comprometió a tomar medidas y a realizar una reunión de maestros budistas en noviembre. Según las víctimas, el mismo líder budista dijo que tenía el material y las pruebas para señalar a los que son los agresores entre los maestros budistas y  afirmar que han actuado mal y, por ello, no se les debe seguir, porque no representan al budismo tibetano.

Solo así, marcando los límites de lo que está mal y rechazando a los agresores, conseguiremos acabar con la violencia, física, psicológica, sexual y, cómo no, machista.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación