En el mundo todavía hay mil millones de personas que carecen de acceso a la electricidad y más de tres mil millones no pueden acceder a combustibles limpios para cocinar. Más de mitad son mujeres y en algunos países se complica para ellas al encontrarse con barreras para disponer de recursos, de cuenta bancaria o ser propietarias de la tierra.

Pero a pesar de que estas cifras todavía son altas, cabe destacar el avance que ha habido, especialmente en África y el sur de Asia, durante los últimos años. La energía llega a muchas más ciudades, permitiendo almacenar medicamentos, cocinar, trabajar durante la noche… y un sin fin de mejoras que son posibles con la utilización de este recurso.

Des de una óptima femenina, este progreso ha sido clave para aumentar la productividad, ahorrar tiempo y mejorar la salud de las mujeres. Según apunta Rachel Kyte, consejera delegada de Energía Sostenible para Todos (SEforAll) y representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas en esta plataforma, es muy importante que las mujeres consigan este acceso a la energía porque tiene un efecto dominó en sus comunidades. El argumento es que son ellas las que toman la mayor parte de las decisiones relacionadas con las compras del hogar y destinan una gran cantidad de sus ingresos a las familias, especialmente a la educación de los hijos.

En 2024 se cumplirá el último año de la Década de las Naciones para la Energía Sostenible para Todos y Kyte plantea tres obstáculos que deben superarse para llegar a cumplir el objetivo marcado. En primer lugar, es necesario que las mujeres ocupen puestos de toma de decisiones, para aportar su punto de vista con perspectiva de género y determinar sus necesidades concretas.  El segundo es que ellas también puedan ser dueñas de negocios en el campo de la energía, donde cada vez hay más mujeres que participan en pequeños proyectos y empresas pero que todavía se encuentran con problemas para atraer inversiones. Por último, poder tener datos concretos sobre cuántas mujeres y hombres se encuentran sin electricidad sería de utilidad para que las instituciones y organizaciones pudiesen actuar de manera más efectiva. Poco a poco, las mujeres están ganando terreno en este sector y será imprescindible su presencia para conseguir que todo el mundo pueda tener acceso a la energía en un futuro próximo.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación