El pasado 15 de febrero, la policía detuvo a 25 personas por la venta ilegal de medicamentos, desarticulando así una gran red que distribuía esos fármacos a más de 6.000 personas.

Lo hacían mediante dos páginas web con apariencia de farmacias on-line legales, en las que se ofertaban medicamentos fabricados en laboratorios clandestinos, sin ningún control de sanidad, siendo además potencialmente peligrosos para personas con enfermedades cardiacas. El coste de cada pastilla era mínimo (unos 10 céntimos), y la adquirían mediante la llamada Deep Web (Internet profunda), para después venderla a un precio mucho más alto (10€). A sus proveedores se les pagaba en bitcoins (una nueva manera de operar sin una autoridad central o bancos) para ocultar las transacciones monetarias, lo que ha obstaculizado la acción policial.

Los integrantes de la red tenían un alto grado de especialización informática, lo cual ha dificultado mucho la investigación. Entre otras cosas, contaban con una buena estrategia SEO (Search Engine Optimization, los procesos que permiten mejorar la visibilidad de tu página web), que posicionaba sus productos en los distintos motores de búsqueda en internet, ya que servía para abrir constantemente nuevas páginas web que permitían posicionar su producto en distintos buscadores web.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación