pixabay

La Organización Mundial de la Salud anunció múltiples compromisos para impulsar el cambio para la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas en toda su diversidad en el Foro Generation Equality, celebrado la semana pasada en París. Los compromisos de la OMS se centraron en poner fin a la violencia de género, promover la salud y los derechos sexuales y reproductivos y el apoyo a las trabajadoras de la salud, así como a los movimientos y líderes feministas. Estos compromisos configuran un plan progresivo y transformador para promover la igualdad de género, la equidad en la salud, los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres y las niñas a nivel mundial.

El Foro, que marca el vigésimo quinto aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción sobre la Mujer de Beijing, llegó en un momento crítico, en el que la COVID-19 exacerbó las desigualdades de género existentes. Reconociendo que el sector de la salud tiene un papel importante que desempeñar en la prevención y respuesta a la violencia de género contra mujeres y niñas, la OMS se comprometió a:

Aumentar el número de países con protocolos clínicos que se centran en una respuesta de salud integral, empática y centrada en las sobrevivientes para las mujeres y niñas sometidas a violencia; trabajar con socios para ampliar la prevención de la violencia contra mujeres y niñas basada en evidencias en 25 países con alta prevalencia; desarrollar y apoyar la formación por parte del personal sanitario, la política y las administraciones sobre las respuestas sanitarias a la violencia contra las mujeres y las niñas a través de la Academia de la OMS; establecer una base de datos completa para monitorear la implementación del Plan de Acción Global y publicar regularmente estimaciones de prevalencia de la Base de Datos Global; trabajar con agencias hermanas de la ONU para ampliar la disponibilidad de servicios esenciales, multisectoriales y centrados en las sobrevivientes con mecanismos funcionales de derivación, para mujeres y niñas en toda su diversidad, en al menos 25 países de alta prevalencia, y apoyar la implementación del Plan de acción mundial sobre la respuesta de los sistemas de salud a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Junto con el UNFPA y UNICEF, la OMS se comprometió a trabajar para poner fin a prácticas nocivas como la mutilación genital femenina y los matrimonios infantiles, precoces y forzados. Se apoyará al sector de la salud para poner fin a la medicalización de la mutilación genital femenina y proporcionar servicios de salud de calidad a las mujeres y niñas que viven con mutilación genital femenina y a las niñas casadas.

La OMS, junto con otras agencias de la ONU, se solidarizó y apoyó a los movimientos feministas y a las defensoras de los derechos humanos, comprometiéndose a ampliar un espacio cívico abierto, seguro e inclusivo para su trabajo. Este compromiso está estrechamente relacionado con el Llamado a la acción por los derechos humanos del Secretario General de las Naciones Unidas y la Guía de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección del espacio cívico, publicada recientemente. 

Secciones: portada