El informe “My life is not your porn, Digital Sex Crimes in South Korea” realizado por el Human Rights Watch, identifica el aumento del crimen sexual digital en el país como un hábito de normalización del acoso que está afectando la calidad de vida de las mujeres y las niñas de Corea del Sur.

La investigación realizada por HRW se basa en entrevistas con supervivientes y personas expertas además de una encuesta. Tras los resultados de la investigación, se constata que ha aumentado el número de delitos sexuales digitales, entendidos como aquellos que implican imágenes no consensuadas. La capturación como el compartir imágenes no consentidas de mujeres y niñas es una forma más de violencia de género.  

Según la investigación el uso de cámaras espías para capturar imágenes íntimas sin consentimiento es un abuso que ocurre tanto entre personas extrañas (baños, vestuarios, etc), como también entre personas que se conocen, en lugares de trabajo, escuelas, universidades o relaciones afectivo  sexuales.  También se incluye imágenes realizadas con consentimiento pero en cambio no se ha consentido que la persona las compartieran con otras personas o se vendan, y como último las imágenes falsas realizadas para acosar a las víctimas.

Según el informe, las supervivientes de delitos sexuales digitales están enfrentando importantes obstáculos para acceder a la justicia, en muchas ocasiones la policía no las cree y se niegan a aceptar sus denuncias, tratando las imágenes con insensibilidad y realizando interrogatorios inapropiados. Cuando logran llegar al tribunal, se encuentran con el obstáculo de los jueces que suelen minimizar el daño con sentencias bajas.

Por eso el informe elabora una serie de recomendaciones para prevenir este crimen sexual, proteger a las víctimas, incluir profesionales de la seguridad como de la justicia especialistas en esta materia y con la sensibilidad requerida para actuar con la justicia merecida, puesto las mujeres y las niñas tienen el derecho de vivir con calidad su vida sin temer a un acoso invasor de su intimidad.

Secciones: subportada