Nunca antes el Paraninfo de la Universidad de Barcelona había acogido a tantas mujeres gitanas como este sábado. Más de 400 mujeres de todas las edades han participado en las 18º Jornadas de estudiantes gitanas de Cataluña, evento celebrado ayer.  Así es como Ana Contreras, presidenta de la Asociación Drom Kotar Mestipen, ha recogido este acto en la inauguración destacando cómo el paraninfo, sala habitual de actos solemnes, nunca antes había acogido a tantas personas gitanas y que hoy estaban impulsando un cambio:  “La estamos llenando de mirada gitana, gracias a vosotras, estamos en el camino al cambio”, destacando que dialogarían sobre cómo aportar soluciones a los problemas educativos  para “conseguir que no sea una cosa inusual, sino que en el futuro sea habitual llenar espacios como este, como mujeres gitanas universitarias”.

La Asociación Drom Kotar Mestipen celebra los veinte años de trayectoria, promoviendo encuentros de mujeres gitanas en todo el territorio catalán año tras año. Dos son las actividades principales del evento, la mesa redonda de referentes y los grupos de trabajo. En las primeras trobadas no habían referentes universitarias, en cambio en la de hoy había representantes de diversos perfiles, tanto en la mesa como entre el público.

Jelen Amador, la primera doctora en sociología de Catalunya de que se tenga constancia, y actual investigadora postdoctoral Juan de la Cierva de la Universidad Autónoma de Barcelona, inició con su ponencia la mesa de referentes universitarias.   Se centró en los avances educativos de las mujeres gitanas, poniendo el foco del debate en los resultados positivos gracias a la implicación de las familias, y también en las barreras encontradas.  Uno de los resultados del informe extraído del FRA dice que el 70% de la población gitana abandona prematuramente sus estudios en comparación al 20% de la población general. Este resultado es fruto de haber adoptado ocurrencias para el pueblo gitano, en lugar de aplicar las evidencias científicas disponibles para asegurar el éxito académico de las niñas y niños gitanos.  Según Amador, es importante que conozcamos esas evidencias porque las familias gitanas quieren que no se decida por ellas, que sus hijas e hijos puedan acceder a la mejor calidad educativa y que el sueño de la universidad no sea para casos excepcionales, sino para todas aquellas y aquellos que decidan optar por esta vía, sin barreras impuestas por ocurrencias, prejuicios o desigualdades.

En la mesa de referentes se han recogido experiencias que han inspirado a niñas y adultas, han compartido sus recorridos académicos y sus sueños mujeres gitanas de grados como la medicina, el trabajo social, la biomedicina, la psicología, la enfermería y la pedagogía. Han ayudado a poner la mirada en la superación de todos los obstáculos que se presenten en el camino de todas. Se ha subrayado la importancia del apoyo de la familia y de la comunidad, de tener altas expectativas y de que todas pueden. Esta no era una mesa de casos únicos, sino de algunas referentes que, como decía Raquel Sánchez Cortes (estudiante de medicina), “vosotras también podéis”. Niñas, adolescentes, madres y abuelas gitanas han llenado de ilusión el histórico paraninfo de la Universidad de Barcelona.

Después de la mesa de experiencias, las mujeres se han organizado en diferentes grupos de trabajo para dialogar sobre las claves para una educación que garantice que todas las personas, también las niñas gitanas, alcancen sus sueños. Apostar por una mayor participación de las familias en las escuelas, por el apoyo de la comunidad y por la acción afirmativa en  todos los espacios educativos y laborales fueron reflexiones compartidas.

Las conclusiones de los grupos de trabajo fueron contundentes y se han destacado las siguientes ideas principales;  “incluir espacios como la trobada de estudiantes gitanas en los colegios e institutos”,  “que una gitana, un gitano en la universidad  sea algo normal, no una excepción, eso es lo que tenemos que conseguir”, “aunque ha habido muchas mejoras, tenemos que trabajar más con las familias, profesores, estudiantes”,la presencia de la mujer gitana en diferentes espacios es para que las niñas y los niños se puedan sentir más acogidos”, “que la escuela que soñamos sea más humana, más familiar, que la escuela sea más de tú a tú, que participen en las mismas, que se explique la cultura gitana, las mujeres queremos lo mejor para nuestras criaturas y que los profesionales no decidan por nosotras” y, como destacaba una de las participantes, “ayudarnos entre todas y todos, por ejemplo, ahora después de haber criado a mis niños, he empezado el acceso a mayores de la universidad, y mi marido me ayuda, cuando ve que tengo que ir para clases me dice “vete, que llegas tarde, que ya me quedo yo haciendo lo de casa, y mi cuñado nos lleva a mi cuñada y a mí, y también se ha apuntado al curso de acceso a la universidad”.

Esta jornada ha concluido con la mirada puesta en un presente y en un futuro mejores, con una sensación muy positiva y mucha energía por parte de todas las mujeres gitanas. Como broche final, la asociación Drom Kotar Mestipen ha organizado una gran sorpresa: la participación de Montse Cortés, gran cantaora reconocida, con la que todo el paraninfo se ha puesto en pie y ha celebrado el trabajo conjunto de todas las mujeres gitanas en el camino por un presente y un futuro mejores para todas.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación