Siguiendo sus siglas en inglés, los MOOCs (Massively Open Online Courses) son cursos cortos de libre acceso y con licencia abierta, impartidos a grandes grupos de estudiantes completamente en línea. Estos cursos se han ido haciendo cada vez con más público y han cambiado la manera en la que tradicionalmente la educación y la investigación educativa llegaban a los y las estudiantes ya que ahora estamos ante una mayor digitalización y datafication de la información.

La manera en la que este nuevo estilo de impartir cursos se lleva a cabo se ha estudiado desde perspectivas sociológicas, epistemológicas, éticas y analíticas. En el artículo The heart of educational data infrastructures = Conscious humanity and scientific responsibility, not infinite data and limitless experimentation [El corazón de las infraestructuras de datos educativos = Humanidad consciente y responsabilidad científica, no datos infinitos y experimentación ilimitada] se han centrado en 1) cómo, cada vez más, la educación y la investigación educativa dependen de big data e interfaces digitales para estudiar y facilitar el aprendizaje y 2) de qué manera los datos y la digitalización requieren la construcción de infraestructuras a gran escala dentro de las instituciones de educación superior que recopilan, almacenan y analizan grandes datos.

Con este fin se han realizado y analizado 11 entrevistas con los llamados constructores de infraestructura de datos (data infrastructure builders) en instituciones de educación superior. ¿Dónde reside la importancia de su trabajo y de analizar esta nueva tendencia de realizar cursos? Mayoritariamente y según las conclusiones sacadas del artículo, se intenta lograr un impacto humano real. De esta manera, los investigadores y las investigadoras, encargados de formular políticas y los constructores de infraestructuras pueden usar estas cuentas para comprender mejor el proceso y la experiencia de construcción. Además, también se pretende cambiar el estilo de aprendizaje para capacitar a los estudiantes para que aprendan por sí mismos y no a través de la dependencia de la tecnología.

En un momento en el que parece que “todo está inventado”, es interesante poder ver cómo se pueden mejorar las técnicas tradicionales de aprendizaje para que estudiar sea del agrado de todos nuestros alumnos y alumnas.

Si quieres, puedes escribir tu aportación