La mejora del rendimiento autónomo y, sobre todo, de la carga de los coches eléctricos sigue avanzando. Recientemente un equipo de científicos del departamento de Mechanical Engineering de  The Pennsylvania State University han logrado descubrir cómo las baterías construidas con litio, si se recargan a una temperatura mayor de 60 grados unos minutos y se descargan a una temperatura más fría, soluciona la posible dificultad que presentan las actuales baterías de litio que necesitan una misma temperatura.

Uno de los principales problemas de los vehículos eléctricos es recargar la batería para continuar un viaje de desplazamiento largo.  La solución que se plantea desde este equipo de científicos es que el tiempo de descarga sea de diez minutos, y en breve aportarán una solución que incluye un tiempo menor, cinco minutos.

Sin duda, si se logra generalizar este tipo de batería, implicará un paso más efectivo en la sustitución de los coches actuales por un mayor uso de coches eléctricos, obteniendo un impacto en la mejora de la calidad del aire al reducirse los elementos contaminantes que tienen los combustibles habituales.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación