Tener una boca sana y no tener que pasar por manos de un dentista es el deseo de mucha gente. Además, en las sociedades más avanzadas, cualquier persona que lo necesita puede solicitar una visita – que los y las profesionales odontólogos/as recomiendan anualmente –. Pero también se da el caso de una parte de la sociedad que por desconocimiento o por otras causas económicas o culturales, no puede beneficiarse de tener una boca sana. 

Varios investigadores e investigadoras han recogido en el artículo Impact of social support on oral health among immigrants and ethnic minorities: A systematic review [Impacto del apoyo social en la salud bucal entre inmigrantes y minorías étnicas: una revisión sistemática], publicado en abierto en PlosOne, cómo se ve afectada la salud bucodental de los inmigrantes y minorías étnicas. Para ello se ha realizado una búsqueda electrónica de cinco bases de datos que dio como resultado 3.535 estudios, con el objetivo de analizar el impacto que el apoyo social ha tenido en esta muestra de la población. 

Entre los resultados obtenidos, se han sacado conclusiones sobre el uso que se da al cuidado de la boca: 1) quince estudios concluyeron que los inmigrantes y las minorías étnicas integrados socialmente en una gran red y que recibieron apoyo social de las personas de su alrededor habían visitado el consultorio dental en los últimos 1 a 2 años con fines de tratamiento y prevención. 2) Según otros resultados, once estudios abordaron problemas de salud bucal, incluyendo caries y enfermedades periodontales y se confirmó que la integración social se asoció positivamente con menos problemas de este tipo. Finalmente, 3) la revisión se completó con dos estudios que concluyeron que los inmigrantes y las minorías étnicas que tenían una gran red y discusiones más frecuentes tenían más conocimiento sobre los servicios de atención dental y la salud oral, y por ello se frecuentaron más los servicios de atención dental.

En base a las conclusiones sacadas por el estudio realizado se podría afirmar que es de vital importancia tener una red de apoyo y cómo toda la ciudadanía se podría beneficiar, empezando por los niños y niñas. Por ejemplo, el análisis también subrayaba que las madres con red y apoyo social llevaban a sus hijos e hijas al dentista para recibir tratamiento y pedían citas preventivas con mayor frecuencia (a partir de una edad temprana) en comparación con los niños y niñas cuyas madres no habían recibido ningún tipo de apoyo social.

Si quieres, puedes escribir tu aportación