Twitter // projectprakash

En un proyecto de investigación, normalmente se entiende que el beneficio social que se obtiene de él viene después de haberlo desarrollado, pero, ¿y si el beneficio social se obtiene durante el proceso? 

El proyecto Prakash empezó en 2005 en la India y su principal objetivo es contribuir a la salud de los niños y niñas con ceguera. La India es una de las regiones con más alto porcentaje de niños y niñas con ceguera, sin ir más lejos entre 200.000 y 700.000 de entre los 1,3 millones de casos registrados en todo el mundo. Se suele creer que cuando estos niños y niñas padecen de ceguera se les irá con los años, pero eso no ocurre y conlleva consecuencias: más del 90% no pueden obtener una educación debido a su ceguera y menos del 50% sobreviven a la edad adulta y, si lo hacen, más del 80% están desempleados como adultos. Pero si nos centramos las niñas, las consecuencias son aún más grandes, pues muchas de ellas sufren agresiones físicas o sexuales. La buena noticia es que esta ceguera puede ser tratable y ahí es donde entra el proyecto Prakash. 

Desde sus inicios, Prakash ha estado trabajando en aldeas de la región y proporcionando tratamientos de calidad para esos niños y niñas y sus familias sin coste alguno; tratamientos que se hacen en clínicas satélites de calidad para así asegurar una buena atención médica y ciencia. Ayudando a estos niños y niñas, lo que consigue Prakash es contribuir a las evidencias científicas para comprender el proceso de recuperación visual: ¿cómo aprende el cerebro a extraer significado de la información sensorial? Así se obtiene información sobre el aprendizaje de objetos y la plasticidad cerebral, además de crear conciencia colectiva sobre la ceguera infantil. 

Así mismo Prakash también colabora con escuelas de Primaria para realizar actividades para los niños y niñas con alguna discapacidad y sigue investigando acerca de ello con varias publicaciones que se han incluido en las revistas Nature y Time.

Si quieres, puedes escribir tu aportación