El Congreso Internacional Multidisciplinar de Investigación Educativa CIMIE 2019, con el lema “La puerta para toda mejora social”, ha concentrado a más de 500 personas investigadoras de 15 países diferentes (Andorra, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Alemania, Honduras, México, Perú, Portugal, España, Suecia, Estados Unidos y Uruguay) y de 141 universidades. Más de 200 comunicaciones de 15 áreas y 14 temas se han compartido, la mayoría de ellas presentadas por mujeres. El acto, que ha estado organizado por la Asociación de Investigación AMIE y la Universidad de Lleida, fue acogido este año durante los días 4 y 5 de julio. 

Se han realizado 14 paneles durante los dos días, con ponentes de relevancia internacional. Entre ellos, destacamos dos paneles con relación a las temáticas que solemos abordar en Diario Feminista;  

La educación ante la verdad, la bondad y la belleza, moderado por Andrea Khalafoui y con los ponentes Esther Roca, Ramón Flecha y Garazi López de Aguileta, ha generado un gran impacto en todas las personas presentes. El derecho de las niñas y los niños a crecer con una vida llena de sentido, a través de los grandes relatos patrimonio de la humanidad, por su carga llena de pasión real por la verdad, la bondad y la belleza, ha sido espectacular. El diálogo profundo establecido, ha ayudado a dibujar nuevos horizontes, así como las palabras compartidas han multiplicado el efecto motivador para mejorar la educación bajo esta unidad.  Otro de los paneles se ha focalizado en la prevención de la violencia de género en los contextos y espacios de ocio, con las ponentes Mar Joanpere, Elena Duque y Paquita San Vincén. Sus contribuciones han ayudado a romper el silencio de la violencia machista en espacios como el ocio nocturno, compartiendo evidencias de situaciones concretas, y visibilizando cómo es necesario aplicar evidencias científicas de prevención urgentemente en estos espacios para evitar las habituales agresiones sexuales que se dan debido a la desprotección que sienten las víctimas.

 Lo interesante del CIMIE es el aprendizaje conjunto por mejorar la educación social, haciéndola más segura para todo el mundo, incluídas las minorías y las clases sociales marginales y su posicionamiento frente a la violencia y el acoso sexual. Así lo decía un tweet de AMIE: #CIMIE2019 es un espacio libre de violencia. Al posicionarnos siempre a favor de las víctimas, los acosadores difunden calumnias en los pasillos y en las redes. Pedimos que todas las personas que decís que rechazáis los acosos, rechacéis clara y activamente esos ataques. 

Desde el año 2012, la primera edición de CIMIE, se logró romper con esa fragmentación hasta el día de hoy.  Otra de las características de CIMIE es que se basa en una relación horizontal y dialógica, no hay división entre catedráticos o estudiantes de doctorado, lo que prevalece son los argumentos basados en evidencias científicas. Además, CIMIE es el primer congreso académico en nuestro país en incluir una comisión de Violencia 0 que garantice que no exista ningún acoso, y si lo hubiera, se activarían los mecanismos para frenarlo y garantizar la seguridad de las posibles víctimas. 

El impacto de este congreso ha sido reconocido en la comunidad científica internacional con una publicación en una de las revistas científicas de máximo nivel.

Tal y como se mostró durante las ponencias del Congreso, la ciencia, así como las evidencias, es esencial para la vida diaria de todas las personas. Y en este momento las y los asistentes  ya tienen puesta su mirada en Barcelona 2021, la novena edición.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación