La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha mostrado a través de estadísticas globales que las mujeres han aumentado 16 años su esperanza de vida, que ha pasado de 66,5 años en 2000 a 72 en 2016.

Esta esperanza de vida es 4 años más elevada que la de los hombres, un hecho que ha llevado a la ONU a sugerir políticas especiales de prevención también para ellos, especialmente porque son los que acuden menos a la consulta médica y consumen casi 5 veces más tabaco y alcohol, unos elementos que disminuyen la esperanza de vida, como señala EFE.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación