Vancouver ha sido considerada como una de las ciudades más acogidas, pero en el último año ha experimentado un aumento considerable en relación a los delitos de odio. Las personas asiáticas son las víctimas de estos delitos,a las cuales se les han lanzado objetos e insultado. 

A causa de la pandemia del coronavirus la población china ha padecido abusos racistas, según informa The Guardian. En la ciudad se han informado de 98 casos en el último año, un dato que supera a todas las denunciadas en las ciudades de Estados Unidos juntas.

Secciones: subportada