Los productos audiovisuales forman parte de la vida de las últimas generaciones y cada vez lo son y serán, de manera más clara y habitual, en las recientes y futuras. Además de nuestra propia experiencia, está más que experimentado el hecho de que negar el uso de tecnologías o acceso a ciertos contenidos a alguien no significa que esta persona deje de usarlas o visualizarlas. Pero, usando el sentido común y el lenguaje del deseo, es posible conseguir que se dé un buen uso a productos audiovisuales, educando a la vez que jugando, viendo una película, un programa o escuchando una canción.

En el artículo The Impact of Alternative Audiovisual Products on the Socialization of the Sexual-Affective Desires of Teenagers [El impacto de los productos audiovisuales alternativos en la socialización de los deseos afectivo-sexuales de los adolescentes] se ha analizado la manera en la que los productos audiovisuales (películas, videojuegos, videos musicales, programas de TV, entre otras) pueden ser mucho más que espacios que vinculan violencia y relaciones afectivo-sexuales, haciendo de este tipo de herramientas un agente socializador fundamental que podría ejercer un grado de influencia importante en los y las adolescentes. El estudio ha observado, usando la metodología comunicativa, que la atracción a la violencia en la adolescencia se puede superar gracias a productos audiovisuales alternativos a los violentos, que se pueden hacer más atractivos y que velan por unas relaciones afectivo-sexuales libres de violencia.

Para llevar a cabo el estudio, se trabajó con 23 adolescentes, 13 chicos y 10 chicas de edades comprendidas entre los 13 y 18 años, de diferentes entornos socioeconómicos, que compartieron opiniones sobre dos productos audiovisuales con contenido violento, concretamente la película Tres metros sobre el cielo y el videojuego GTA (Grand Theft Auto). Los otros dos productos alternativos a la violencia fueron la película Bajo la misma estrella (The fault in our stars) y el videojuego Kingdom Hearts.

Aunque podría ser difícil negar la visualización a tipo de productos audiovisuales violentos, lo importante es dar a los y las adolescentes referentes alternativos a la violencia, productos audiovisuales atractivos en los que valores como la amistad, valentía y sobre todo el respeto y el amor sean el eje central, para que puedan aprender a reconocer y rechazar la violencia y escoger a quien no les haga daño, para poder mantener relaciones afectivo-sexuales con plena libertad. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación