En efecto, casi dos décadas transcurrieron desde que Gerty Cori fuera Premio Nobel hasta que otra mujer obtuviera el galardón. También era una científica, y le fue otorgado como física sesenta años después de que lo fuera Marie Curie.

Considerada como norteamericana, el hecho es que había nacido en Katowice, actualmente Polonia pero en aquel tiempo, imperio alemán. Vio la luz en 1906, y se convirtió en estadounidense cuando al casarse con Joseph Edward Mayer, en 1930, se trasladó a los Estados Unidos a fin  de que su marido ocupara una plaza de profesor asociado en la Universidad Johns Hopkins. Años más tarde, en 1960, sería ella la que obtendría una cátedra de física en la Universidad de California. Entre tanto, había tenido una hija, Maria Ann, y un hijo, Peter Conrad.

El Premio Nobel le fue concedido en 1963 en especial por sus investigaciones sobre la estructura de las capas nucleares. Dos años más tarde, en 1965, fue nombrada miembro de la Academia Americana de les Artes i les Ciencias.

Maria Goeppert-Mayer falleció en 1972, en San Diego, y poco después la American Physical Society instauró el Premio Maria Goeppert Mayer para honorar a las físicas que se iniciaban en la carrera. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación