El discurso de odio es una problemática creciente que afecta a sociedades de todo el mundo y que, según reconoce ONU, requiere una acción global concertada, ya que tiene el potencial de desestabilizar comunidades y naciones enteras. 

La expansión de las redes sociales y el acceso casi ilimitado a Internet han facilitado la rápida difusión y el alcance global muchos movimientos como #MeToo por ejemplo, que han roto el silencio en situaciones de abuso, opresión y violencia o la libre circulación del pensamiento y la opinión pública, pero también el discurso del odio. Sin embargo, cabe recordar tal y como hace ONU, que éste último no es un ejercicio de la libertad de expresión puesto que vulnera claramente los DDHH.  Es por ello que la Organización, lanzó hace unos años la campaña #NoAlOdio, aún muy activa. Esta iniciativa tiene por objetivo combatir y reducir el impacto del discurso del odio el cual, además, afecta desproporcionadamente a las mujeres. La idea es sensibilizar y movilizar a personas y organizaciones para tomar medidas efectivas contra este fenómeno. 

El odio dirigido hacia las mujeres, conocido como misoginia, se manifiesta en múltiples formas, desde el acoso on line y amenazas de violencia física y sexual hasta campañas de difamación y ciberacoso. Las mujeres, especialmente aquellas que se encuentran en posiciones de visibilidad pública como políticas, periodistas y activistas, son blanco frecuente de estos ataques. Esta hostilidad no solo busca silenciar a las mujeres, sino que también perpetúa estereotipos negativos y refuerza la discriminación y exclusión en múltiples esferas de la vida social y profesional.

El discurso del odio es una amenaza significativa que requiere una respuesta decidida y global. La campaña #NoAlOdio de ONU se presenta como un esfuerzo importante para contrarrestar esta problemática. A través de la educación, la colaboración y la implementación de políticas efectivas, la iniciativa busca crear un mundo más seguro y respetuoso para todo el mundo sin excepción, libre del veneno del odio, la violencia y la discriminación. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación