El artículo publicado este 15 de mayo en Nature deja muy claro que no tener en cuenta el sexo y el género en la investigación, supone un riesgo para la salud pública.

Aunque se reconoce el esfuerzo en la última década para que investigadores e investigaras incluyan los efectos del sexo en los estudio humanos y el género cuando corresponda, aún es necesario hacer más consciente y presente esta necesidad.

En enfermedades como el Alzheimer u otras que son causa común de muerte (por ejemplo: enfermedades cardiovasculares, cáncer, afecciones respiratorias o la diabetes) está demostrado que el sexo y el género puede influir en el riesgo de desarrollar la enfermedad, la rapidez con la que avanza y la precisión con la que se diagnostica y el tratamiento que se recomienda seguir.

Un ejemplo que nos muestra el artículo, es el relacionado con un fármaco elaborado en 2022 para frenar el deterioro cognitivo de personas con la enfermedad de Alzheimer. Aún habiendo publicado resultados sobre su éxito en el tratamiento, una investigación más detallada, mostró que el fármaco respondía adecuadamente en el caso de los hombres, pero no en el de las mujeres. Existen otros ejemplos en los que se muestra como la detección de un ataque al corazón y su respuesta es muy diferente en hombres que en mujeres. Pero además, el artículo incorpora la importancia de tener el género cuando existan factores sociales y ambientales que puedan tener un efecto en el desarrollo y curación de una enfermedad.

Desde el artículo se hace una llamada a la importancia de considerar el sexo y el género cuando corresponda en la investigación biológica, incorporar como rutina dicha consideración. Cambiando así la cultura de la medicina para que los tratamientos partan de ensayos clínicos que han incorporado los efectos multifacéticos del sexo.

En resumen, se tiene que seguir trabajando para tener en cuenta de forma sistemática el sexo y el género en la investigación y que ese conocimiento contribuya a cambiar la atención sanitaria a nivel mundial, de todas las personas independientemente de sus sexo o género. Pudiendo beneficiar así a miles de personas y salvar vidas.

 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación