Las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad enfrentan un riesgo particular de abuso, pero su situación permanece en gran medida oculta en la mayoría de los datos globales y nacionales relacionados con la violencia, según dos nuevas publicaciones lanzadas hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La agencia de salud pide una mejor investigación en todos los países que ayude a garantizar que estas mujeres sean contadas y que sus necesidades específicas sean comprendidas y abordadas.

Donde hay evidencia sobre la violencia de género entre estos grupos, los datos muestran una alta prevalencia. Una revisión sistemática encontró mayores riesgos de violencia de pareja íntima para las mujeres con discapacidad en comparación con aquellas sin ella, mientras que otra también encontró tasas más altas de violencia sexual.

“Las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad están subrepresentadas en gran parte de la investigación disponible sobre la violencia contra las mujeres, lo que socava la capacidad de los programas para satisfacer sus necesidades particulares”, dijo la Dra. Lynnmarie Sardinha, Oficial Técnica de la OMS y el Programa Especial de las Naciones Unidas sobre Reproducción Humana (HRP) para Datos y Medición sobre Violencia contra las Mujeres, y autora de los informes. “Comprender cómo diferentes mujeres y niñas son afectadas de manera diferente, y si y cómo acceden a los servicios, es fundamental para poner fin a la violencia en todas sus formas”.

La violencia de pareja íntima y la violencia sexual son las formas más comunes de violencia de género a nivel mundial y afectan a alrededor de 1 de cada 3 mujeres. Las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad siguen siendo objeto de estos tipos de violencia, pero también enfrentan riesgos específicos y formas adicionales de abuso, a veces a manos de cuidadores o profesionales de la salud. Estos incluyen comportamientos coercitivos y controladores como la retención de medicamentos, dispositivos de asistencia u otros aspectos de la atención, y el abuso financiero.

Entre las mujeres de 60 años o más, una revisión realizada por la OMS encontró que la violencia física y/o sexual de pareja íntima seguía siendo la forma más frecuente de abuso. Sin embargo, a medida que los compañeros envejecían, algunas mujeres informaron un cambio de violencia predominantemente física y/o sexual a violencia psicológica, incluyendo amenazas de abandono y otros comportamientos de control.

Las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad pueden estar extremadamente aisladas cuando ocurre la violencia, lo que dificulta su escape y la denuncia del abuso. El estigma y la discriminación pueden reducir aún más el acceso a los servicios o la información, o hacer que sus relatos de violencia sean desestimados por los respondedores.

“La violencia de género tiene sus raíces en el desequilibrio de poder y control sobre las mujeres”, dijo la Dra. Avni Amin, Jefa de la Unidad de Derechos e Igualdad a lo largo del Ciclo Vital en la OMS y HRP. “Para las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad, su dependencia y aislamiento son aún más explotados por los perpetradores, aumentando su riesgo de abuso. Los servicios deben ser receptivos a sus necesidades e identificar contactos adecuados a través de los sistemas de salud y cuidado, para que todas las mujeres que experimenten violencia puedan acceder a una atención compasiva y centrada en el superviviente”.

La OMS recomienda varias medidas para abordar las lagunas de evidencia. Teniendo en cuenta que las mujeres mayores actualmente están representadas en solo alrededor del 10% de los datos sobre violencia contra las mujeres, esto incluye extender el límite de edad para la participación en encuestas. También sugieren incorporar preguntas relacionadas con diferentes tipos de violencia, abarcando un amplio espectro de discapacidades.

Los dos informes, “Medición de la violencia contra las mujeres mayores” y “Medición de la violencia contra las mujeres con discapacidad”, destacan que las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad y sus organizaciones representativas deben participar en todas las fases y aspectos del diseño e implementación de encuestas, para asegurar que sean apropiadas y fáciles de usar. Los formatos como Braille o EasyRead pueden mejorar la accesibilidad.

Los informes son los primeros de una serie sobre formas de violencia ignoradas y fueron desarrollados como parte del Programa Conjunto de la ONU Mujeres-OMS sobre Datos sobre Violencia contra las Mujeres, a través de HRP. Están destinados a ser utilizados por investigadores, oficinas de estadísticas nacionales, servicios de atención social y bienestar, y otros involucrados en la recopilación de datos sobre violencia contra las mujeres. El financiamiento ha sido proporcionado por la Oficina de Desarrollo de Ultramar del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Junto con los informes, la OMS ha desarrollado un módulo de encuesta para apoyar la recopilación de datos sobre violencia contra las mujeres mayores, que se utilizará junto con las encuestas existentes. Se lanzarán recursos para apoyar la inclusión de medidas de discapacidad en tales encuestas más adelante en el año.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación