Parlamento irlandés // Wikipedia

El parlamento de Irlanda ha rechazado dos propuestas de enmiendas de la constitución, como era “las mujeres en casa” como función principal,  y la extensión del concepto de familia para incluir más diversidades, según informa The Guardian.

Ambas reformas  buscaban ampliar la definición de familia y modernizar las disposiciones obsoletas sobre las responsabilidades de las madres en el hogar.

El primer referéndum, destinado a extender la definición de familia más allá del matrimonio tradicional, fue derrotado por un 67.7% contra un 32.3%. La propuesta careció de claridad sobre qué constituye una relación “duradera”, lo que generó preocupaciones sobre el reconocimiento de familias no matrimoniales.

El segundo referéndum, que buscaba eliminar una cláusula sexista sobre los deberes de las madres en el hogar, también fue rechazado, con un abrumador 73.9% en contra y un 26.1% a favor. A pesar de reconocer el cuidado sin distinción de género, la propuesta no proporcionaba garantías suficientes sobre el apoyo estatal al cuidado en el hogar y en la comunidad.

Estos resultados representan un revés significativo para la igualdad de género en un país que ha avanzado en derechos sociales en los últimos años, incluida la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otros. La falta de orientación clara por parte del gobierno y la ausencia de atención a las recomendaciones de la asamblea ciudadana sobre igualdad de género plantean interrogantes sobre el proceso democrático y el compromiso con la equidad de género en Irlanda.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación